lunes, 4 de febrero de 2008

El negro y el gordo: Pretemporada (Cap. I)

El blog tiene una columna nueva y semanal: El negro y el gordo. El nombre fue inspirado en (la memoria de) Osvaldo Soriano y Roberto Fontanarrosa. Cada lunes habrá una ficticia charla entre ellos dos en el "Bar del Cielo". El narrador es el encargado de dicho bar: Pedro. Aquí va la primera entrega, denominada "Pretemporada".


Yo soy Pedro, encargado del Bar del Cielo. Allí se juntan dos personas muy especiales: uno es el Gordo, un marplatense fanático de San Lorenzo que empezo a frecuentar el lugar en 1997. El otro es el Negro, rosarino, de Rosario Central, y que desde hace 6 meses viene aquí. Ellos son amigos, y además comparten la pasión por el fútbol. Hoy hablaron de lo que sucedió en la pretemporada del torneo argentino de fútbol. El Negro comenzó diciendo:
-"La semana que viene vuelve el fútbol. Y por eso, Gordo, quiero hacer 2 cosas: hacer un balance de los torneos de verano, y de como ves a los equipos de cara al próximo torneo".
El Gordo le respondió:
-"Dale. Empecemos por lo primero. ¿Viste el pésimo nivel del pentagonal? Ya olvidense de partidos como la gente, como por ejemplo el River-Polonia con el gol de Francescoli.
-"Bueno, pero, hablando de los millonarios, los superclásicos fueron buenos".
-"Es cierto, aunque las victorias de los dos súper fueron con ayuda de los árbitros. "La Chancha" Baldassi no vió como Palermo se colgó del travesaño, cual mono de circo. Y Pezzotta se olvidó de cobrar un penalazo para los xeneizes, pero si cobro uno, pero fantasma, para los de la banda roja".
-"Aunque como revelación se puede incluir la "Copa Ciudad de Buenos Aires", que se jugó en el Amalfitani y que tuvo como protagonistas a Lanús, Estudiantes y Vélez".
-"Fue un lindo torneo. Además, era una gran chance para que la gente que nunca fue a una cancha pudiera ir."
-"Es cierto. Es ridículo que los barras hagan quilombo en un partido amistoso".

Allí fue donde los interrumpí, y les traje lo que habían pedido. Luego, retomaron la charla. Esta vez, con el otro tema que propuso el Negro.

-"Bueno, ahora hablemos de los favoritos a priori. Tu club es uno de los que mejor se reforzó. Entraron Placente, D'alessandro, y quizá Bergessio".
-"Este equipo me ilusiona. Pero ojo con el Boca de Riquelme."
-"Bueno, no te olvides de Caranta, el paragua Cáceres y Palacio, entre otros."
-"Si, es cierto. Un equipo que puede escupir el asado a los dos es el River del Cholo Simeone. Asi como Boca depende de Román, River depende del chileno Sanchez.
-"Tenés razón. Los 'gigantes agazapados' son Independiente y Racing."
-"Che, Negro. Independiente no está tan agazapado. Sigue el trío Montenegro-Denis-Sosa."
-"Bueno, pero no podés negar que Racing está como el orto. Aunque el arquero Navarro puede sacar las papas del fuego."
-"También dice De Tomaso que va a incorporar a Maxi Moralez."
-"Me estas jodiendo. Ellos están recontra endeudados."
-"Si, pero se las ingeniaron para contratar al petiso."
-"Lanús y Arsenal la tienen que remar, ya que van a jugar en simultáneo Copa y Torneo."
-"También el Estudiantes de Verón la tiene un poco jodida."
-"La incógnita es Tigre. No se sabe si repetirá la formidable campaña del Apertura."
-"Debo decir que estoy un poco preocupado por mi Central. Estamos en la zona de riesgo."
-"Bueno, esperemos que zafen y Newell's no. También pienso lo mismo sobre Huracán."
-"Lo único malo es que no habrá clásico."
-"Es cierto. Me parece que Olimpo zafa."
-"¿Por qué?"
-"Se fue Carlos Fernando."
-"Ah, bueno. ¿Pedimos la cuenta?"
-"Dale".

Allí se terminó la charla. Se despidieron hasta la semana siguiente, cuando se haya completado la primera fecha.

1 comentario:

minimumi dijo...

Pedro, mirá quién vino... Esto se lo decía El Contra (lo mejor que hizo en su vida Calabró -encima la recagó con la Ileana) al invisible Pedro de su bar.
Ese partido de la chilena del Enzo tuvo muchos goles, pero los polacos eran unos muertos de calor, y encima se habían comido un viaje desde su frío invernal a nuestro verano en un avión a batería y recontramuertos de cansancio.
Era el año 1986, y para los polacos era preparación para el mundial en el cual salieron... con la cola entre las patas: clasificaron aunque perdieron en primera rueda 3-0 con Inglaterra y se fueron dando lástima en octavos con Brasil 4-0. Habían empatado en cero con Marruecos y golearon con humillación a Portugal por UNO!!! a cero con gol de Smolarek (toda su capacidad ofensiva en un solo gol).
Un equipazo, vió.